Este hombro me está matando

El hombro doloroso es una patología muy frecuente a partir de la edad media de la vida, que afecta al 15% de la población.

El hombro es la articulación con mayor movilidad del cuerpo, por lo que la vida diaria del paciente se ve muy alterada: impide realizar movimientos habituales (abrochar el sujetador, apagar el despertador, ponerse el cinturón de seguridad, etc) y, además, el dolor no deja descansar por la noche.

Manguito rotador. Clínica Kinesis

 

Existen varios factores relacionados con la aparición del dolor de hombro: el envejecimiento, algunas profesiones, deportes y alteraciones anatómicas de los componentes articulares. Puede iniciarse de manera aguda tras un golpe, un esfuerzo repetitivo o excesivo y, en algunos casos, sin causa aparente.

Hay veces en las que un tratamiento conservador es suficiente: aplicar frío (10 minutos cada media hora), evitar los movimientos que producen dolor durante unos días (el reposo estricto NO es recomendable), no cargar peso, no realizar deportes que requieran la elevación del brazo por encima de la cabeza, etc.

No obstante, si el dolor no cede en una semana, es muy importante acudir al fisioterapeuta o al médico para iniciar el tratamiento correcto: ejercicios, electroterapia, termoterapia y manipulación. Así recuperaremos la movilidad y la musculatura perdidas, junto con la remisión progresiva del dolor.

En algunos casos, y sólo si fracasan éstas y otras medidas más invasivas, debe plantearse la cirugía si está indicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *